Cómo medir la efectividad de los iconos

Los iconos, en diseño multimedia, son representaciones visuales de acciones o conceptos, que permiten que las aplicaciones o sitio web sean más fáciles de entender y utilizar. Hay muchas convenciones aceptadas respecto a los iconos, que nos facilitan su elección y uso. Incluso un niño que nunca haya visto un disquette de ordenador, sabrá identificarlo con la función de guardar.

Disquette e icono de guardar

Traducción: “Hey chico, ¡habías visto uno de estos antes?” Respuesta: “Guau, ¡mola! Has hecho un modelo en 3D del icono ‘guardar'” (imagen de autor desconocido)

Estas convenciones nos ayudan a establecer qué iconos debemos utilizar en cada momento. Ya tenemos una “cultura” de para qué sirve cada icono, que hay que aprovechar dentro de lo posible cuando diseñamos nuestras aplicaciones. Años de utilización de procesadores de texto como word hacen que cualquier persona que haya trabajado con ordenadores sepa cuáles son los iconos para alinear el texto a izquierda, poner negrita o cursiva, o imprimir un documento.

Pero con el boom de aplicaciones que ha habido en los últimos años, gracias a la popularización de tablets y smartphones (y wearables como gafas, relojes, y otros que vienen), ahora hay apps para cualquier cosa. Por tanto, hacen falta nuevos iconos, para nuevas funcionalidades.

En ocasiones, nos podemos ver en la tesitura de diseñar iconos para conceptos o tareas que no han existido previamente. Por ejemplo, el icono llamado “de hamburguesa”, que se utiliza para desplegar un menú en dispositivos móviles, que consiste en tres líneas horizontales, una sobre otra. Se trata de una función que no existía antes de estos dispositivos, pero que se ha establecido rápidamente como un estándar. Lo curioso es que el icono se diseñó muchos años antes, exactamente para esa función (deplegar menús ocultos), por lo que es un gran ejemplo de cómo un icono bien diseñado resiste el paso del tiempo.

Crear iconos para funciones que no existían previamente es un estimulante reto creativo, un ejercicio de conceptualización en el que podemos dar lo mejor como diseñadores. Pero una vez creada nuestra brillante solución (mejor incluso si tenemos varias opciones), ¿Cómo sabremos cuál es la más apropiada? ¿Cómo sabemos si estamos eligiendo la mejor opción posible?

Cómo testear la efectividad de los iconos

Cómo medir la efectividad de los iconos

Iconos para aplicación de análisis DAFO – Ilustran los siguientes conceptos: Oportunidades, fortalezas, amenazas y debilidades

Hace poco me ví en esta situación: Estaba diseñando una aplicación para hacer análisis DAFO (también llamado FODA, o mediante su acrónimo en inglés SWOT), y he visto otras aplicaciones para hacer este ejercicio, pero ninguna con iconos para las cuatro grandes áreas en que se divide: Debilidades, Amenazas, Fortalezas y Oportunidades. Así que me ví en la situación de ilustrar estos conceptos tan abstractos… Por suerte, conté con ayuda. En este artículo, Jeff Sauro nos da algunas ideas para testear iconos cuantitativamente:

Mediante asociación: Se trata de mostrar el icono y describir cuatro posibles funcionalidades que podría tener. Los participantes de la prueba deben elegir qué función creen que tiene, y nosotros medir el porcentaje de aciertos.

Asociación inversa: Se crea un grupo de 4 iconos, uno de ellos el que vamos a probar. Se describe la funcionalidad que tiene y los participantes del test deben elegir qué icono creen que se adapta mejor a la funcionalidad descrita.

Reconocimiento: Se trata de probar que se entienden iconos que ya existen, pero que pueden ser confusos en un contexto nuevo (una nueva aplicación, o al traducirla a un idioma nuevo, o utilizarse en una cultura diferente). El sujeto del test debe hacer una lista de palabras que le sugieran el icono, para poder detectar cuáles son los resultados más frecuentes.

¿Qué sugiere?: Se muestra un icono durante unos momentos y luego se pide a los usuarios que describan la funcionalidad que creen que puede tener el icono, o que den una lista de palabras que asociarían con el icono.

Explicarlo: Hacer que los participantes describan el icono como si se lo estuvieran explicando a un amigo. Al escuchar cómo los usuarios explican el significado del icono, puede entenderse mejor el mensaje que se entrega.

En Contexto vs Fuera de Contexto: A menudo lo iconos sólo se entienden en el contexto de otros iconos o de la aplicación que se está probando. Un icono con un signo de dólar puede significar algo diferente en una aplicación de contabilidad, que en una de recursos humanos. En general, tener una captura de pantalla con el icono en el contexto de cómo se verá, proporciona un resultado ligeramente más fiable que un icono en forma aislada.

Localizar: Se pide a los participantes del test que encuentren una función o completen una acción mediante los iconos que se presenta en la aplicación. Es más como un estudio encontrabilidad clásico o test de 5 segundos. Se mide el tiempo que lleva a los usuarios hacer clic con éxito en el icono correcto como medida de éxito.

Próximamente explicaremos los resultados de aplicar estos tests en nuestra aplicación de análisis DAFO. Y un último consejo, de tipo más cualitativo, para la creación de nuevos iconos: Ayúdate de la comunidad. En nuestro caso, recurrimos a algunas comunidades de diseño en Google+, como Diseño web o UX con eñe. A las personas en general les encanta opinar, por lo que pedir ayuda en este tipo de cuestiones suele generar bastantes respuestas. Algunas son confusas o no aportan nada, pero en ocasiones encuentras aportaciones muy acertadas, que pueden arrojar nuevas luces o ideas diferentes a las que ya tenías en mente. Si es posible pedir ayuda a través de las redes sociales, pueden encontrarse joyas entre las aportaciones de los demás.

Suscribete a Dispersium

curso Divi actualizado y en español