Primeros pasos para incluir el Diseño de Experiencia de Usuario en una empresa de software

Hace unos días recibía un correo de un lector, que quería comenzar a incluir el Diseño Centrado en el Usuario (DCU) en los procesos de su empresa de software. Para quien se pueda encontrar en una situación parecida, aquí va la respuesta:

Lo primero es capacitaros, es decir, aprender a utilizar los métodos de diseño centrado en el usuario. Lo siguiente es la evangelización a todo el equipo, porque no es una cuestión de diseño visual.

El diseño de experiencia de usuario te ayudará a mejorar el diseño visual de vuestros productos, pero no debería quedarse ahí.

Si aprendéis a utilizar una metodología centrada en el usuario en todos los aspectos de vuestra empresa, vuestros procesos se beneficiarán, haciéndose más eficientes. Por ejemplo: Productos mejor diseñados y autoexplicativos os podrían ahorrar costes en soporte técnico.

Hay muchas herramientas de diseño centrado en el usuario que se pueden utilizar fuera del desarrollo de interfaz: Por ejemplo, los mapas de empatía y la creación de personas pueden ser útiles en la creación del producto, pero también a la hora del marketing y comunicación.

Al final, se trata de entender lo mejor posible las necesidades y aspiraciones de vuestros clientes, para crear productos que no sólo cumplan su función y sean fáciles de utilizar, sino que también sorprendan y deleiten. Para llegar a esto, debemos conocer al cliente, y cómo interactúa con nuestro producto.

Lo que el cliente espera

La usabilidad de un producto es algo que hoy día prácticamente se da por hecho. Nos hemos acostumbrado a las aplicaciones para móviles fáciles de usar y que se aprenden sin esfuerzo, y es un mínimo que ya se exige a cualquier producto digital. Por esto hay que dar el siguiente paso, que es crear aplicaciones cuyo uso sea un auténtico placer. Que nos hagan sentir bien. Eficientes, organizados. Que sepamos que no fallan. Y que estemos deseando tener una oportunidad de utilizarlas. Porque nos sentimos bien haciéndolo.

Sal de tu zona de confort

Salir de la zona de confort al crear aplicaciones (diagrama original de @demadera)

Aquí está el meollo, en los sentimientos. Diseñar lo que queremos que sienta el usuario puede parecer algo que va más allá del alcance de una aplicación. ¡Error! Los diseñadores de videojuegos llevan muchos años demostrándonos que es posible. Porque al jugar con un videojuego nos sentimos bien. Y esto se puede hacer en otros ámbitos. Es lo que llamamos gamificación.

Sí, también funciona en aplicaciones de ámbito empresarial. Se pueden incluir técnicas de gamificación, se puede simplificar la vida al usuario evitándole procesos innecesarios, se pueden añadir trancisiones que deleiten y sorprendan, y a la vez faciliten el uso y entendimiento de la aplicación. No se trata de añadir efectos especiales sin criterio, como en una peli mala de acción. Se trata de hacer cosas con significado, que realmente ayuden a las personas que utilizan estas aplicaciones a hacer sus interacciones un poco más fáciles, útiles, y entretenidas.

Algunas lecturas recomendadas para introducir el diseño de experiencia de usuario en organizaciones:

Hay mucho más, por supuesto, pero es un buen punto de partida. Puedes añadir tus propias sugerencias en los comentarios.

Por supuesto, aquí faltaría mucha metodología por de explicar, porque el Diseño de Experiencia de Usuario utiliza muchas herramientas. No es necesario conocerlas todas para llevar a cabo un proyecto, pero si para saber qué herramienta es mejor utilizar en cada momento. Desde aquí continuaremos contándotelas, porque nosotros también aprendemos: nada se entiende mejor que cuando se explica.

Una última cosa: Los dos últimos enlaces a libros te llevan a su ficha en Amazon. Si los adquieres desde ahí, te saldrán al mismo precio, pero Amazon nos pagará una pequeña cantidad que servirá para mantener este sitio web. Así que si te interesa alguno de los libros y lo compras, esperamos que te sea muy útil y te damos mil gracias por hacerlo desde aquí :)
curso Divi actualizado y en español