Nuevo proyecto: Albergue Cuatro Cantones

La semana pasada publicamos un nuevo sitio web: la página del albergue de peregrinos Cuatro Cantones. Hemos disfrutado enormemente del proceso, porque además del buen feeling que hemos tenido con sus propietarios, nos hemos podido acercar por Belorado (poco antes de Burgos, en el Camino de Santiago Francés) para conocer el albergue in situ.
Albergue Cuatro Cantones

Portada del nuevo sitio web de Albergue Cuatro Cantones

Preparación

En nuestras primeras conversaciones con los propietarios, nos dimos cuenta de que tenían muy claro lo que querían: Ya se había elegido el gestor de contenidos, donde alojar la web, y  detalles que en una primera fase la mayoría de empresas aún no se han planteado. Tenían la experiencia previa de una web 1&1 y estaban listos para el siguiente paso. En nuestra primera reunión con ellos, ya teníamos una propuesta en wireframes para reorganizar la información del sitio web, que vimos con ellos y refinamos in situ.

Conocen la importancia de marketing de contenidos, por lo que ya tenían un blog en el que publicaban artículos relacionados con su temática, buscando ofrecer al peregrino información de utilidad para su viaje: desde que equipaje llevar, hasta cómo tratar las habituales y molestas ampollas.
La base era buena, y el proyecto, ambicioso: Hacer la nueva web en cuatro idiomas, adaptable a móviles, con un sistema de reservas online, y una presentación impecable.

Inmersión

En cuanto tuvimos un hueco, nos dimos un salto a Belorado para pasar una noche en el albergue y poder vivir la experiencia de primera mano. Y pudimos comprobar que teníamos que hacer un trabajo de calidad para poder estar a la altura. Las instalaciones estaban muy cuidadas (el edificio tiene más de 100 años, aunque no lo parece), y ofrece comodidades más allá del típico albergue de peregrinos: Piscina cubierta, camas en perfecto estado (construidas a mano por el padre de Iker y Jana, que es carpintero), y la mejor sopa castellana que he probado.

sopa castellana

Mmm que rico :P

La vida de hospitalero es complicada: el trabajo se concentra entre marzo y noviembre, y durante este tiempo no descansan ni un sólo día. Por esto tiene aún más mérito ver cómo atienden a todo el mundo con una sonrisa. Hemos creado para ellos un sitio web fácil de mantener y muy completo, para que la experiencia de pasar por el Albergue Cuatro Cantones pueda comenzar incluso antes de llegar.

Dificultades

Las dificultades en este proyecto fueron varias: Integrar un comercio electrónico con sistema de reservas y hacerlo multiidioma no es sencillo. Trabajamos con dos programadores y tres traductores, y coordinar este trabajo (la mayor parte a distancia) fue complicado pero muy satisfactorio. El cliente se involucró en todo el proceso, supervisando -constructivamente- cada detalle. Rehicimos varias páginas hasta dar con la fórmula más simple y atractiva para transmitir la información.

La pasarela de pago también nos dió algunos dolores de cabeza. El sistema seguro que tenemos en España, que envía un SMS al móvil para confirmar el pago, no sirve para extranjeros: este paso de confirmación no llega nunca a su móvil, por lo que tuvimos que hacer algunos cambios aquí.

Ahora, con la web ya publicada, seguimos trabajando en mejorar:
Reduciendo la velocidad de carga, simplificando aún más el proceso de reserva, y mejorando la calidad de la información. Podemos ver cómo interactúan los usuarios reales y tomar decisiones de diseño informadas que mejoran resultados.

Pie de página - Albergue Cuatro Cantones

Pie de página de la web (ilustración propia ;)

En definitiva

Ha sido un proyecto largo, en el que nos comprometimos a dar una calidad que nos hizo salirnos de fecha: no pudimos cumplir los plazos que nos habíamos marcado (primera vez este año, esperemos que sea la última también ;), pero el compromiso con un producto de calidad era más importante que la fecha de entrega. Una buena medida de esto es la satisfacción de los usuarios, pero también la del cliente. Así que les pedimos que nos evaluaran, y esto nos contaron:

“Mi experiencia con Dispersium esta siendo muy positiva, tanto en diseño web como en trabajo seo y optimización. Eduardo se tomó la molestia de venir a conocernos para entender mejor nuestro negocio. Su equipo trabaja meticulosamente con tu web para obtener los mejores resultados y poco a poco estamos consiguiendo una buena web que se preocupan por mejorar incluso después de haberla terminado. La cercanía y atención al cliente de Verónica y Eduardo es sobresaliente. Podrás encontrar empresas más baratas pero tras haber pasado por alguna que otra decepción Dispersium gana en relación calidad/precio.”

A este proyecto le dedicamos tiempo y un especial cariño, porque estuvimos allí y sabemos que la experiencia vale la pena. Así que recomendamos a los peregrinos que hagan el Camino Francés que no dejen de visitar el albergue, y a quien se acerque por la zona, merece la pena parar a comer en el restaurante: las ensaladas, la sopa castellana y la especialidad de pollo son para chuparse los dedos (al recordarlo mientras escribía he empezado a salivar como un perro mirando un hueso :)

curso Divi actualizado y en español