Plan de contenidos: Objetivos y planificación

Hay un buen número de publicaciones que nos dan claves para desarrollar un plan de contenidos web. Es un tema muy en boga, debido a la importancia que ha adquirido para el posicionamiento en buscadores.

Y es que hay mucha tela que cortar en torno a esta herramienta, ¿qué es un plan de contenidos? ¿para que sirve realmente? ¿dónde se integra dentro de la estrategia on line? ¿cómo se elabora un plan de contenidos?

Comencemos por el principio, que siempre parece la mejor opción para no perderse.

¿Por qué dedicar recursos al desarrollo de contenidos Web?

El acceso a la información sobre cualquier producto/servicio, es más fácil que nunca. Hay tanta información que nos satura, y este exceso de datos hace que seamos cada vez más exigentes con la calidad de los mismos.

Los usuarios seleccionan, estudian, comparan toda la información que pueden sobre lo que desean comprar, por tanto, la empresa que mejor información, más útil, actualizada y mejor presentada ofrezca, será la mejor posicionada para convertir al usuario en cliente.

A la empresa generar contenidos que sean útiles e interesantes para los usuarios le aporta:

  • Diferenciación frente a la competencia.
  • Genera el clima de confianza necesario para que los usuarios que visitan la web, se conviertan en leads y posteriormente generen ventas.
  • Aumenta el tráfico y las visitas de la Web.
  • Aumento del número de contactos comerciales
  • Aumento de leads que referencian a otros la marca.

Plan de Contenidos:

Podemos definirlo como la herramienta que nos permite planificar la frecuencia de publicación, identificar donde publicar cada contenidos, controlar las temáticas publicadas y previstas para no repetir y alternar, facilita realizar el seguimiento de keywords usadas en el desarbollo seo de cada contenido.

Se integra dentro de la estrategia online  de la empresa para conseguir los objetivos que esta se haya marcado en el desarrollo de su presencia online.

Las etapas para hacer un plan de contenidos:

En mi opinión distinguiría 4 fases:

Los objetivos y la planificación, de las cuales nos ocuparemos en esta publicación, la fase de ejecución, por último la de medición.
Quizá señalaría una quinta etapa de “pivotación”, es decir, el plan de contenidos es una herramienta flexible que en función de los resultados se debe cambiar, corregir y redireccionar para conseguir los resultados esperados.

Definir objetivos

objetivos del plan de contenidos

¿Qué queremos conseguir? La empresa debe definir una serie de objetivos que sean:

  • Específicos: Detallar al máximo los objetivos, no deben ser figuras abstractas.

Mejorar tu sitio web no es un objetivo específico. Adaptarlo para cumplir accesibilidad a nivel AA sí lo es.

  • Medibles: Deben ser objetivos medibles (Measurable)

Quiero obtener más visitas, no sería valido. Queremos hacer crecer las visitas de la página un 20%, si.

  • Accesibles: Deben estar dentro de las posibilidades reales de la empresa y los recursos de los que dispone.
  • Y enfocado a resultados realistas

Llegar a 200.000 visitas al mes es posible, pero será muy improbable alcanzar esa cifra a medio plazo, si la actual es 200 visitas mensuales.

  • Limitados en el tiempo

Establecer en plazo de consecución, en el caso de los contenidos, siempre hay que estimar que los resultados serán a medio y largo plazo.

Alinear los objetivos empresariales con los objetivos del plan de contenidos:

Si el objetivo principal en la estrategia de comunicación online, no queda alineado con cada una de las acciones de comunicación individuales que integraran el plan, estaremos remando en dos direcciones distintas y por lo tanto no servirá de nada.

Por ejemplo: Un objetivo prioritario para la marca, puede ser aumentar el número de contactos profesionales durante el próximo semestre, para alcanzar el objetivo, cada una de las acciones estarán orientadas en la misma linea.

Tanto para definir los principales objetivos online, como para definir los objetivos de cada contenido que publiquemos, es necesario un análisis inicial de la situación que contribuya a dibujar en que punto se encuentra la empresa:

Información interna: Analítica web, facturación, identificación de los recursos disponibles, DAFO, etc.

Información externa: Información sobre la competencia, huella digital de la marca, impresiones y valoración actual de nuestra imagen de marca on y off line.

Una vez recopilada la información necesaria para seleccionar las metas a alcanzar, es el momento de comenzar a planificar la estrategia.

Planificación:

planificar

  • Audiencia
  • Temática
  • Línea editorial
  • Canales
  • Calendario editorial
  • Medición de resultados

¿ A quién nos vamos dirigir con nuestros contenidos? Definir audiencia: 

Si algo define a la audiencia de la red es que es absolutamente heterogénea. Así que es importante identificar y segmentar el tipo de audiencia que interesa captar en cada momento, diseñando los contenidos en función de a quién se dirige la empresa en cada momento.

Por ejemplo: Distinguiremos entre los contenidos dirigidos a otros profesionales del sector, que lo contenidos dirigidos a los clientes particulares.

¿Sobre qué voy a publicar? Elegir el tipo de contenidos:

La respuesta es 50% responsabilidad de la empresa y el otro 50%  será la audiencia quien identifique a la empresa que es lo que más les interesa. Los contenidos tiene que ser un equilibrio entre la información que despierta el interés del usuario y la información comercial que necesita comunicar la marca. Por eso no nos cansamos de insistir en lo necesario que es medir bien los resultados que obtenemos con cada publicación, logrando así identificar correctamente aquellos que han obtenido mayor éxito.

¿ Qué tono tendrán los contenidos generados? Definir línea editorial: 

Hay que acordar previamente, en que tono nos vamos a dirigir a nuestra audiencia. Si en la empresa hay varias personas generando contenidos, debe existir una coherencia entre todos ellos, definiendo una línea editorial. Decidir que tono es apropiado depende de la imagen de la propia empresa (valores de la marca) y el perfil de los usuarios que componen la audiencia.

¿Dónde voy a publicar esos contenidos? Identificar canales:

La viralización de los contenidos en los canales adecuados, aseguran su éxito. La selección de canales, no es algo rígido, sino que evolucionará en función de los resultados que vayamos consiguiendo. La naturaleza de cada canal condiciona el éxito de los contenidos.

Por ejemplo, un canal donde confluyen los profesionales no valorará los contenidos enfados a B2C.

¿Cuándo y con qué frecuencia publico? Calendario editorial:

Establecer un calendario de publicación, permitirá llevar un control sobre los contenidos publicados, su temática, la fecha de publicación, keywords, etc.

Una vez que hemos comenzado a publicar…¿Cómo sé si estoy en el camino adecuado? Medición de resultados:

Es imprescindible medir los resultados que obtenemos con cada publicación, para saber si nuestra estrategia de contenidos esta respondiendo a los objetivos marcados inicialmente.

Un buen análisis de los resultados nos dará la perspectiva adecuada para pivotar y reconducirnos en la linea de las acciones que más efectivas hayan sido.
Consulta tu estrategia online

curso Divi actualizado y en español