Prototipando en La Nave Nodriza

La semana pasada estuvimos en un taller en La Nave Nodriza con Ignacio Buenhombre e Isabel Inés, donde hicimos wireframes para diseñar una hipotética app móvil. Se trataba de reservar cita previa para el médico. También nos daban la persona para la que teníamos que diseñar la aplicación. Descubre cómo diseñamos la app de cita médica de Sara Carbonero.

Prototipando una aplicación para Sara Carbonero

Momento mítico y televisivo tras ganar el mundial :* (imagen de www.lavanguardia.com)

Definiendo el problema

Después de una breve introducción sobre algunos conceptos de usabilidad, comenzamos el ejercicio propiamente dicho. Nos presentaron la empresa que nos contrataba, cuyo nombre (Sanotas) no tiene ningún parecido con la realidad :D

Sanotas quería aplicaciones exclusivas para algunos clientes importantes que tenía: Pau Gasol, la duquesa de Alba, Joaquín Sabina y Sara Carbonero. Se trataba de crear una aplicación para uno de ellos que les permitiera pedir cita médica rápida y fácilmente.

En nuestro grupo elegimos a Sara Carbonero, la famosa periodista, trendig topic de Twitter, y pareja de Iker Casillas. Teníamos que definir un contexto de uso, y diseñar una app que fuera específicamente para esta persona y esa situación.

Sara Carbonero a pie de campo

En pleno partido el peque se pone malo… y encima hace un día de perros. (imagen de www.teinteresa.es)

Decidimos que en plena retransmisión de un partido del Real Madrid, con Sara a pie de campo, recibe un mensaje de la niñera, que le dice que Martín está peor del catarro (El hijo de Iker y Sara, es que hoy ¡todo se sabe!). Ella tiene que pedir cita para el pediatra cuanto antes. Con el ruido a pie de campo y el pinganillo, imposible llamar, así que abre la app de Sanotas.

Buscando la solución

Para elegir la mejor opción, barajamos varias posibilidades con la aplicación. ¿Qué información necesitaba para cerrar una cita? Nos hicimos las clásicas preguntas: ¿Qué? ¿Quién? ¿Dónde? ¿Cuándo? Dependiendo de donde estuviera, podría ir a distintos centros médicos. Pensamos también en incluir un botón de urgencias, e incluso la posibilidad de hacerlo por voz (aunque era irrelevante durante el partido). Incluso se nos pasó por la cabeza hacer una figura para que señalara la zona del cuerpo afectada. Nos estábamos yendo por las ramas con las posibilidades de la aplicación en vez de resolver el problema…

Diseccionando el problema

Diseccionando el problema O_o

Para no desviarnos de lo importante, fuimos descartando lo que no era imprescindible para responder a las preguntas importantes: quién y cuándo. Decidimos que se debía elegir para quién era la cita: Iker, Sara o Martín. Con fotos de sus caras, ya que esta aplicación era exclusiva para Sara. Ya teníamos la primera pantalla.

Si la aplicación había de ser rápida, debía anticiparse a las necesidades de Sara. Debía permitir elegir en qué centro, qué médico y la fecha y hora de la cita, pero también dar hecha la opción más probable. Así que pondríamos un botón para aprobar la siguiente opción: El centro médico que tengan asociado en su zona, el pediatra (la opción por defecto para un bebé), y la próxima cita disponible, tanto en el horario del doctor como en la agenda de Sara. Y también editar esta opción “por defecto”.

Resultados

Ficha de la app

Nuestra ficha de la app. Para la próxima intentaremos que se vea más claro… :_(

De este modo, Sara podría resolverlo rápidamente, reservando cita con su pediatra de siempre con tres “taps” en su aplicación:

  • Uno para elegir “cita previa”
  • Otro para elegir quién tiene la cita
  • El último para activar la opción por defecto

Un ejercicio original

Fue divertido crear esta solución, porque hubo algunas cosas que diferenciaban el taller del prototipado habitual:

  • Las especificaciones eran claras: Era una aplicación para que la utilizara esa única persona, totalmente personalizada para ella. Es una situación nueva, porque habitualmente se diseña pensando en algo que van a utilizar muchas personas diferentes.
  • No fue necesario crear personas: porque la persona era sólo una, y al ser un personaje conocido tienes background para empezar.
  • Tiempo reducido: Tener que buscar y dibujar la solución en poco tiempo, y hacerlo en grupo, obliga a concentrarse, debatir y llegar a consensos en poco tiempo, y expresar las ideas a papel con rapidez. Un buen ejercicio creativo.

Lo que aprendí

El ejercicio me dió por pensar en las personas y cómo las aplicamos realmente. Siempre somos conscientes de que representan arquetipos, grupos de usuarios. Pero al cerrar aún más el enfoque y pensar en una solución para esa persona en concreto, aparecen mejores ideas.

Concretar la situación nos ayudó a separar lo importante de lo que no era tanto y dimos con una solución que resolvía el problema eficientemente. El estadio lleno, a punto de empezar a llover, a pie de campo… Con el micro en una mano, el paraguas en la otra, y a punto de sacar el móvil, Sara no podía estar respondiendo preguntas innecesarias. Y las limitamos a las mínimas imprescindibles para llevar a cabo la tarea. Sin este proceso de ponernos en sus zapatos (como aprietan esos tacones XD) No hubiéramos dado con una solución tan rápida.

Más sobre la nave nodriza

curso Divi actualizado y en español