Pymes y storytelling

Hay conceptos de los que no paramos de oír hablar. Es el caso del storytelling.
El objetivo de esta publicación no es sumarse a la multitud de articulos que podemos encontrar en la red, sobre el tema o sobre su máximo baluarte Christian Salmon y su libro sobre el tema.

Mi objetivo, es animar a todo hijo de vecino con una pyme a que incluya dentro de sus estrategias de marketing este poderoso recurso.

Contar tu historia

El storytelling, lo podemos enmarcar dentro de nuestra estrategia de contenidos. Consiste en presentar la historia de nuestra compañía, marca, producto o servicio, su filosofía y valores, de forma que logremos empatizar y conectar con nuestro cliente.
En la práctica contribuye a:

  • Fidelizar al cliente, ya que este se siente más afín a nosotros.
  • A la generación de leads, empujando al usuario a la siguiente fase dentro del embudo de conversión.
  • Potencia la imagen de marca y engagement.

Para ello tiene un enfoque emocional, más que comercial. La historia que vamos a contar gira en torno a temas de universales que nos interesan a todos como, la superación personal, el amor, el odio, la solidaridad, la amistad, etc.

  • Contando nuestra historia, queremos despertar emociones positivas que el cliente haya tenido en sus propias vivencias, identificándose así con las necesidades que la empresa pretende cubrir y con el mensaje que pretende transmitir.
  •  Consigue que nuestro mensaje cale mucho más en el cliente. Recurrir a trasmitir ideas y conocimientos en forma de historia para facilitar su comprensión, se ha hecho desde que el hombre se sentaba alrededor de una hoguera para escuchar y aprender con las historias de sus congéneres.
  • Como toda buena historia debe estar bien estructurada con un planteamiento, nudo y desenlace, para que la historia sea coherente y fácilmente recordable. Narrada en primera persona o a través de un narrador.

El storytelling de Messi featuring Adidas:

Ahora es posible que estés pensando:

“De acuerdo, pero yo no dispongo de Messi, ni soy un peso pesado en el mercado deportivo, soy una empresa modesta y en un sector que como poco es…árido, vendo tornillos, ¿qué historia puedo contar?”

Pensemos juntos, cuál es tu ventaja competitiva, qué valor añadido le das a tu producto o servicio, qué camino has recorrido hasta llegar ahí, cuál es la filosofía de trabajo de tu empresa, cuál es el origen del producto o su proceso de elaboración, en qué contexto te imaginas a tu cliente consumiendo tu producto/servicio, qué le interesa…
Detrás de la respuesta a alguna de esas preguntas esta tu historia esperando ser contada, por ti.

 

estrategias de marketing storytelling sobre tornillosBien, veamos, vendes tornillos… y sí… contases el viaje emocional de un robot (tipo Wall-E) al que le faltaba un tornillo y no podía hacer una vida normal, hasta que tu empresa se cruzó en su camino, y gracias a que cuentas con el mayor surtido de tuercas y tornillos del mercado, encuentra en tu producto la solución a su problema.

Estarías trasmitiendo al cliente, el profundo conocimiento del producto, del sector y tu capacidad resolutiva como proveedor, todo ello presentado en un original envoltorio, la historia de tu robot sin tornillo, más apetecible que un aburrido y ultratécnico artículo sobre tornillos.

Ya no vendes tornillos, vendes soluciones y experiencia.
Aunque a priori no lo parece, los tornillos son un tema al que se le puede dar muchas vueltas XD.

Más complicado todavía…”soy un autónomo o un emprendedor, pero ya te aviso de que no soy Steve Jobs”.

Este es el ejemplo de storytelling de Jesús Redondo, una persona de carne y hueso como tú. Desde aquí Jesús, decirte que es un ejemplo sencillo y muy chulo para contar la historia de uno mismo.

Y así podríamos seguir poniendo montones de ejemplos.
Las marcas de equipamiento deportivo, los fabricantes de coches, los de refrescos y esa empresa sueca de muebles, son especialistas en contar historias emocionantes que reflejan su idiosincrasia, empatizan con nosotros y nos hacen escogerlas y valorarlas más que a otras.

Pero como comentaba al principio, no es un post para pasarse la mañana viendo ejemplos de storytelling, sino para que como pyme, te plantees dar el salto y contar tu historia, tanto a los que son ya tus clientes como a los potenciales que no conocen aún lo que puedes hacer por su negocio.

Si necesitas ayuda o consultar cualquier duda sobre cómo empezar, que contar o cómo hacerlo, aquí estaré :)

estrategias de marketing

curso Divi actualizado y en español