SEO empático II – Conoce a tu público.

Antes de comenzar, detente

El SEO se rige por los mismos principios aplicados al márketing. Con lo que consecuentemente, antes de poner las manos sobre el teclado y empezar a trabajar sobre el terreno quizá deberías hacerte algunas preguntas sobre el público al que quieres llegar.

Observemos un típico embudo de márketing, conformado por las siguientes fases

  • Darnos a conocer.
  • Despertar el interés hacia nuestro contenido.
  • Atraer a posibles clientes o subscriptores.
  • Conducirlos hasta una conversión (la propia venta o subscripción)
  • Conseguir que vuelvan.

Si eres list@ (y sé que lo eres), te habrás dado cuenta de que el posicionamiento se centra mucho en las etapas iniciales del embudo, aunque muchas de sus técnicas se pueden aplicar intensamente en fases posteriores. De hecho muchos de los fundamentos de cualquier campaña de márketing son perfectamente aplicables al SEO.

Y estudiar a tu futuro público es una de ellas. Hacerte una idea de quién va a acceder a tu contenido es de vital importancia a la hora de plantear tu estrategia.

Así que hazte estas preguntas y meditemos profundamente…

Público objetivo

Público objetivo para negocio de envasado de calimocho.

¿Quién quiero que me vea?

¿Cuál esperas que será la edad media de tus futuras visitas? ¿Tu producto lo compran señoras de mediana edad? ¿O vas a generar el contenido más trendy para la chavalada? Estate al tanto de cómo hablan, sus expresiones, analiza el lenguaje que usan. En el caso de los jovenes busca contracciones de moda o giros graciosos que de repente se viralizan, a lo mejor lo que tú ofreces se nombra en argot en ciertos círculos.

¿Cuál será el grado de especialización de tu público? Si tu contenido es para profesionales quizá debas enfocarlo más en el aspecto técnico.

¿Cuál es el status cultural de tu público? ¿E importa? La clase social también es importante para el uso del lenguaje que emplearás durante tus campañas: no es lo mismo posicionar una web de un comercio local, con lo que podríamos usar expresiones que transmitan cercanía y confianza, que el site de una exclusiva joyería, en el que quizá debiéramos ser más asépticos y evitar ciertos vulgarismos.

¿A qué escala publicarás tu contenido? ¿Local?, ¿nacional?, ¿internacional? Si tu contenido puede interesar o no en función de la localización de tu negocio es algo a lo que deberías darle algunas vueltas. El hecho de que, por ejemplo, no tengas pensado vender en el exterior ni publicar en inglés determina en gran parte el contenido a generar.

Examina a la competencia. Ver lo que otros publican puede ser una fuente de ideas para tu estrategia. Investiga el contenido que generan tus competidores para obtener posibles ideas, más aún si tienen éxito.

Ser realista con tu producto o tema. Por muchas estrategias que implementes no eres realista si piensas que puedes arrasar con tu chicle sabor berberecho; o piensas que la tecnología de convolución es un tema que apasionará a todos tanto como a tí.

Estas cuestiones constituyen apenas la punta del iceberg. Y puedes complicar esto todo lo que quieras: cuantas más preguntas te hagas sobre tu público, mejor. Be empathic, my friend: hazte una idea que quienes son, ponles cara e intenta anticipar qué teclearán cuando te necesiten.

Con todo esto en mente, te recomiendo que abras una cuenta en Google Adwords y juegues un rato con su herramienta Planificador de Palabras Clave (es gratuito, pero necesitas una cuenta, como todo en Google), o si usas WordPress instala el plugin WP Keyword Suggest. Son excelentes herramientas para obtener ideas para tus palabras clave.

Meterte en la mente de tu público

No escatimes esfuerzos para meterte en sus mentes.

¿Para qué quiero que me vean?

El estudio de tu público también va muy unido al fin último de tu site. Tanto es así que Google, en muchos de sus contenidos referentes a analítica web, establece cinco objetivos básicos para una web:

  • Para los comercios electrónicos, el objetivo obvio es vender productos o servicios.
  • Para los sites que generan leads, el objetivo es recopilar información sobre los usuarios, de tal forma que los equipos de comerciales encuentren potenciales clientes entre ellos.
  • Para los creadores de contenido, el objetivo sería obtener el mayor número de visitas frecuentes y potenciar el engagement.
  • Para los sitios de soporte web o información online, éste sería el de ayudar a sus usuarios a encontrar la información que necesiten.
  • Y finalmente, para el desarrollo de marca (branding), el principal objetivo es darse a conocer, y además potenciar el engagement y la lealtad hacia ella.

Incluso muchas veces las cosas no son lo que parecen, no todos los creadores de contenido tienen que ser blogs. En función de tu actividad, negocio o producto puedes aplicar solo un enfoque, e incluso combinar varios. En todos los casos, saber a quién quieres dirigirte constituye un pilar fundamental del SEO empático.

Soy Yeray Corujo, consultor SEO y analista web. Colaboro en Dispersium ayudando a empresas a gestionar su presencia online. Otros hobbies: sintetizadores, producción musical y ciencia-ficción.