Test de usuarios de guerrilla: si no testeas es porque no quieres

¿Por qué le da tanta pereza a las empresas testear sus aplicaciones con usuarios? Principalmente debido a dos creencias falsas:

  • Hay que invertir mucho tiempo: Es cierto que crear un laboratorio de usabilidad y hacer un test con miles de usuarios no se hace en dos días. Pero para hacer tests con usuarios no es imprescindible ni el laboratorio ni los miles de usuarios. De hecho, puede encontrarse la mayor parte de los errores de usabilidad de una aplicación haciendo un test con cinco usuarios (más adelante explicamos esto con más detalle).
  • Hay que invertir mucho dinero: Igual que antes, se puede invertir mucho dinero, pero también hay herramientas y técnicas de sobra para hacerlo de forma económica. Si además tenemos en cuenta que testeando en fases tempranas podemos localizar errores que reduzcan el trabajo de codificación, podemos encontrarnos con que la inversión de hacer tests con usuarios, además de lograr un producto mejor acabado, también puede reducir tiempos y costes de programación.

¿Qué es un test de usuarios “de guerrilla”?

El diseñador Martin Belam lo definió como “el arte de abalanzarse sobre la gente en cafeterías y espacios públicos, para filmar rápidamente mientras utilizan un sitio web o aplicación durante un par de minutos”. Básicamente, buscar pocos usuarios, a bajo coste, para extraer información sobre la web o aplicación que quieres probar.

Test de usuarios de guerrilla

Consultor de usabilidad explicando a los niños tibetanos que testear no duele

¿Por qué tests de usuarios “de guerrilla”?

  • Porque son más rápidos, más sencillos y más fáciles de analizar que los tests de usuario con muchos participantes.
  • También son más económicos, porque requieren menos medios.
  • Y porque el valor de hacer tests con usuarios sólo puede comprenderse cuando se ha hecho alguna vez, y se comienza a entender la cantidad de asunciones (erróneas) que todos hacemos sobre el resto de los usuarios en base a nuestro propio comportamiento.

¿Cuando hacer este tipo de tests?

Cuanto antes a lo largo del desarrollo, mejor. Incluso en la fase de conceptualización puede ser útil. Pero si ya se está testeando una interfaz, nunca antes de hacer una evaluación heurística. La evaluación heurística no necesita usuarios para llevarse a cabo y puede destapar un buen porcentaje de errores de usabilidad.

¿Por qué 5 usuarios?

En realidad no es tan arbitrario. Nielsen observó, haciendo tests con multitud de usuarios, que a partir de cierto número, los errores aparecidos se repetían, y no se aportaba casi nada nuevo. Por lo que comenzó a reducir el número de usuarios y a comprobar el número de errores encontrado y el gasto generado, con el objeto de encontrar el número de usuarios más rentable para hacer un test. Con 5 usuarios puede encontrarse más de un 80% de errores de usabilidad, pero incluso hacer un test con un único usuario es mejor que no hacerlo en absoluto. Un único usuario puede encontrar más de un 30% de errores de usabilidad, así que probar con un solo usuario es mejor que no hacer pruebas. En cualquier caso, de cara a diferenciar un error puntual del usuario de un problema real de usabilidad, mejor probar con al menos 3-5 usuarios.

[visualizer id=”1589″]

¿Qué voy a conseguir con un test de este tipo?

Hay que tener claro que este tipo de test es para detectar problemas de usabilidad, no para resolverlos. Se pide que se realicen una serie de tareas mientras se cuenta en voz alta lo que se piensa, pero es incluso más importante lo que el usuario hace que lo que dice, por lo que a menudo es una buena idea grabar la interfaz mientras se utiliza, y también el rostro del usuario, porque puede dar importantes pistas (a menudo no verbalizadas) sobre qué genera frustración o molestia en la interfaz. Se pueden obtener tanto datos cualitativos (este proceso de registro es tedioso) como cuantitativos (porcentaje de éxito en la resolución de una tarea).

¿Cuándo hay que testear?

En cada iteración del diseño. Los tests ayudan a localizar problemas, no a descubrir la solución correcta. Por esto, una vez diseñada la solución a un determinado problema, es necesario probarla de nuevo para comprobar su efectividad. De este modo podremos saber en qué tanto por ciento mejora la resolución de una tarea, y si la solución propuesta es óptima o necesita mejoras.

¿Qué necesito y cómo realizar un test de guerrilla?

Lo vemos en el próximo artículo, pero aquí dejo un vídeo de Axbom Innovation para empieces a hacerte una idea…


Ayuda a Pymes