Autoría y gestión de contenidos – Te toca dar la cara

Tanto para empresas como para empleados, ha llegado el momento de poner la firma. Google busca la forma de imponerlo convirtiéndolo en un factor relevante para el SEO, y por otra parte tiene toda la lógica. Más en este momento: nos hemos vuelto unos descreídos de las marcas, y tiene más credibilidad la opinión de una persona con nombre y cara, que cualquier cosa que diga una marca.

A veces las marcas, al no tener cara, intentan que se las asocie con alguna en concreto, de ahí tantos famosos en la publicidad, modelos, etc. Pero ahora ya no son necesarias costosas campañas de publicidad para que tu empresa, marca o producto tenga cara: está internet.

Beneficios para el autor

Moneda con cara del Rey Juan Carlos I

No, no vale como foto de perfil aunque te llames Juan Carlos

Promoción del trabajo:  Se trata de contar lo que se hace. Muchas veces se dice que no es mejor profesor el que más sabe, sino el que mejor enseña. Se trata de esto. Invertir tiempo en comunicar el trabajo, lo que se hace, es echar una mano a quien quiere dedicarse a lo mismo, al que ha tenido un problema parecido e intenta resolverlo, a quien se interesa por un tema y busca información (además de clientes potenciales, claro). También se lo cuentas a tu futuro empleador, que te buscará en internet a ver qué es lo que encuentra. Mejor que sea información de trabajo que tus fotos de fiesta en facebook, ¿verdad?

Facilidad para próximos contratos: Nuestra identidad digital cada vez está más extendida y es más vigilada por los departamentos de recursos humanos. Incluso aunque intentemos tener un “perfil bajo” en internet, dejamos pistas todos los días acerca de quién somos, cómo pensamos, qué nos interesa, etc. Aunque no pertenezcamos a ninguna red social, todos los días se acumulan nuevos datos sobre nosotros (bancarios, multas, trámites, nuestras búsquedas, nuestros hábitos de lectura). En vez de ver esto como un problema, podemos verlo como una oportunidad.

Cada vez es más interesante para las empresas el perfil de “social networker“, un trabajador con una presencia online importante, que además de poner sus habilidades profesionales al servicio de la empresa, aporte conocimientos, contactos y notoriedad. Esto, hoy en día es un plus, pero el día de mañana será una obligación.

Dirigir tu carrera: Para saber que llegarás donde quieres ir, primero necesitas saber donde quieres llegar. Si quieres trabajar en un determinado sector, puedes investigarlo y escribir tus conclusiones. Por ejemplo, si quieres trabajar haciendo videojuegos, hay algunos cursos especializados, pero sólo con un curso es complicado meter la cabeza en el sector. Sin embargo, hay un montón de cosas que puedes hacer aprovechando la comunicación por internet:

  • Buscar un proyecto colaborativo y unirte
  • Buscar los perfiles (desarrolladores, grafistas, modeladores, animadores, etc) que necesitas para crear tu propio juego
  • Crear un videojuego con un blog paralelo donde cuentas lo que vas aprendiendo y cómo lo aplicas
  • Involucrarte con la comunidad de un juego para conocer al equipo que lo desarrolla
  • Crear un canal en Youtube haciendo reviews de juegos
  • etc…

Beneficios para la empresa

 Humaniza la empresa: Ya hemos dejado claro que las personas creen más a otras personas que a las marcas. Por lo tanto, las comunicaciones firmadas por “la empresa” siempre serán menos creíbles que si están publicadas por alguien con cara, nombre y apellidos, y cargo en la empresa (sí, todo bien visible). Veo muy habitualmente personas que no quieren que se las relacione con su empresa en las publicaciones, como si hubiera un Gran Hermano que las señala y les dice: “voy a contarle a todo el mundo que trabajas aquí”. Pues la verdad, existe ese Gran Hermano, y ve tus fotos de facebook, y esos mensajes de wassap tan graciosos que te envían (y que luego reenvías tú). No pasa nada porque sepa que también trabajas.

Ayuda a que los clientes identifiquen a sus interlocutores: Es muy enervante llamar a una empresa y encontrarte al típico bot que te hace un interrogatorio mientras piensas que la vida se te escapa entre los dedos, intentando dar con la respuesta correcta, que te remita a un operador humano. Igual si tu atención al cliente la responde “la empresa”, John Smith o Pepito Pérez. Muchas operadoras ahora inventan nombres, de modo que todos sus operadores se llaman igual, aunque está claro que el que te atendió antes no es el mismo que ahora. Esta tendencia tiene un nombre: MENTIR. Tienes aquí una oportunidad de ser mejor que ellos, aprovéchala.

Problemas

 Pérdida de privacidad: La pérdida de privacidad es un gran problema hoy en día. Existen millones de herramientas que pueden rastrear tus hábitos de búsqueda, compras, áreas de interés, trámites realizados, pagos, con quién te relacionas, ideologías políticas y religiosas, etc. Todo esto lo hacen para saber qué venderte (ah, bueno, y para detener a los terroristas, claro). Piensa en toda la información que compartes habitualmente. Verás que la relacionada con tu trabajo es quizá la menos comprometida de todas. Y te puede ayudar a ganar dinero, no sólo a ahorrarlo, como esa oferta de facebook que enviaste a todos la semana pasada.

Facilidad de localización: Tener actividad en redes sociales significa que es más fácil rastrearte. Si no eres cuidadoso con tu actividad, dejas rastros en todas partes. Probablemente si eres cuidadoso, también (depende de los conocimientos informáticos y del grado de paranoia :). Pero lo cierto es que si tienes un teléfono móvil encima todo el día, ya estás localizado. Así que sí: estamos en la era del Gran Hermano, la pesadilla de Orwell hecha realidad. Está en nuestras manos dejar que nos domine, o aprovecharnos de ello.

En la web de Mimetix puedes ver como establecer el código de autor en tu web, y el de publicador (la empresa o proyecto).