¿Qué es la escritura transparente?

Publicar contenidos hoy día es instantáneo: Sólo hay que escribir y darle a un botón, y ya lo tenemos flotando en el ciberespacio. Esto ha acelerado el ritmo de publicación en los grandes medios, que compiten por dar una exclusiva aunque sea por pocos minutos de diferencia. Por si fuera poco, Google empezó a premiar con mejor posicionamiento a los sitios web que publican con periodicidad. Crear más y más contenido es una forma de lograr posición entre los primeros resultados de búsqueda.

La capacidad de la palabra escrita para comunicar y persuadir nunca ha sido tan importante como ahora. En un sitio web puede estudiarse cómo afecta el cambio de un titular o una sola palabra en el porcentaje de conversiones a ventas. El marketing de contenidos es tendencia y va a más.

¿Cómo expresarse correctamente en internet?

Ya hay muchas cosas que son ampliamente sabidas por la gente que suele publicar contenidos en Internet: que no leemos los textos sino que los “escaneamos”, que repasamos los titulares para decidir si leeremos lo que contienen, y que se digieren mejor las frases cortas y los párrafos breves.

Y aún así caemos continuamente en los mismos errores: titulares que no se entienden, escritura farragosa, e interminables vueltas para explicar conceptos, dificultando la comprensión. Se dice que hay que escribir como se habla, y aún hay quien enarca las cejas al escuchar esto, como si esto significara convertir la palabra escrita en una especie de “Jersey Shore” o Gran Hermano para gente de pocas entendederas.

Pero es que escribir de forma simple no es tan sencillo. Y editar tampoco. Releer un texto y detectar lo superfluo, lo que se puede mejorar, lo que se puede abreviar, no es fácil. O saber donde hace falta incluir antecedentes, una fuente o una cita. Para todo esto La Escritura Transparente da valiosas pautas.

La escritura transparente

Portada de "La escritura transparente"Aunque es un libro dirigido a periodistas, es también ideal para bloggers, y en general para cualquiera que quiera mejorar su estilo de escritura. Con 133 páginas en esta segunda edición, se lee en un par de ratos.

La Escritura Transparente es un libro de anécdotas. William Lyon nos cuenta cómo convenció a Juan Luis Cebrián (director de El País desde 1976 hasta 1988) para que lo contratara como editor, cómo enviaban fotos por línea telefónica en los sesenta, o el cambio de mentalidad -comparando como se hace ahora- que exigía escribir a máquina: Pensar la frase antes de empezar, porque no se podía borrar. Curiosidades para cualquier millenial. Pero entre anécdota y anécdota, va desgrandando, casi sin darnos cuenta, grandes lecciones para escribir de forma clara y concisa.

Porque lo que el autor propone es tan de sentido común que es difícil no mover la cabeza asintiendo mientras se lee. Se entiende a la primera, y hasta podrían parecer obviedades si no pensamos cuántas veces habremos cometido nosotros esos mismos errores.

Así, nos va ilustrando cómo editar esas noticias -y los importantísimos titulares- con casos reales extraídos de la prensa. Ante la poca relevancia que el editor ha tenido tradicionalmente en la prensa española, anima al escritor a ser su propio editor. A releer y editar los textos propios, buscando la forma de reducirlos, de simplificarlos, de quitar toda redundancia, para facilitar la comprensión y transmitir las ideas de la forma más efectiva.

Antoine de Saint-Exupery decía que «Un diseñador sabe que ha alcanzado la perfección no cuando ya no tiene nada mas que añadir, sino cuando ya no le queda nada mas que quitar». William Lyon nos muestra que lo mismo puede aplicarse a la escritura.

Sobre libros del KO: Cuando compré el libro, lo adquirí directamente por la editorial (Libros del KO). Como nunca había comprado con ellos, me guardé el PDF de la factura (nunca se sabe). Lo cierto es que luego me olvidé del tema. Unos meses después, encontré esta factura, y caí en la cuenta de que el libro nunca me llegó. Escribí a la editorial, les expliqué que no me había llegado el libro y adjunté la factura en PDF -sin muchas esperanzas, la verdad-. Fue una agradable sorpresa ver que me contestaban en la misma mañana, disculpándose por el error y dándome a elegir entre otros tres títulos, porque me iban a enviar uno gratis por el retraso. Sin más preguntas. En unos días ya había recibido ambos títulos. Esta es la atención al cliente que cualquiera quiere tener cuando hace una compra online, ¿no es así? ;)

1 Comentario

  1. Óscar SP

    Lo empecé a leer por vuestra entrada en el blog y lo estoy disfrutando muchísimo, gracias!