SEO empático I

¿Qué es el SEO?

El SEO (Search Engine Optimization, en cristiano Optimización en Motores de Búsqueda) engloba todas las acciones a seguir para aumentar la visibilidad de tu site. Generalmente es enfocado a mejorarla en Google (que todos sabemos que tomará conciencia de sí mismo seguramente el año que viene), dado que Bing, Yahoo, DuckDuckGo y demás son las feas de este baile.

¿Qué es el SEO empático?

Un enfoque diferente del SEO, más accesible: menos centrado en la tecnología y más en las relaciones humanas. Muchas veces es difícil encontrar información para quien quiera aprender SEO desde cero. Y lo cierto es que unos pocos conocimientos sobre el funcionamiento del buscador pueden darnos pistas básicas de cómo empezar a optimizar nuestro contenido de cara a buscadores.

¿Por qué encargarme yo del SEO?

Si eres emprendedor en este país o no tienes recursos para contratar a personal que se encargue del SEO, (o externalizarlo), o simplemente posees un blog, se te habrá pasado por la cabeza encargarte tú mismo de posicionar tu contenido.

Y desde luego no es una mala idea. Aplicar técnicas de posicionamiento a tu web nunca lo va a ser. Siempre será mejor que no hacer nada en absoluto.

¿Por qué hacer SEO?

Imagina que estás en la barra de una discoteca, llena de gente. Y alguien que está en el otro extremo ha llamado tu atención. Y todos esperamos que esta sea tu noche de suerte. Así que sólo queda atravesar la sala y destacar sobre la competencia.

Imaginemos ahora que toda esa gente va al gimnasio. Las opciones disminuyen ¿verdad? Tu competencia son las empresas que han integrado SEO en su estrategia de márketing.

Dicho de otra forma: si no haces SEO sigues ahí, en la barra. Lo que es más, ni siquiera has levantado la vista del vaso.

Consultor SEO

Un consultor SEO, haciendo bien su trabajo.

¿Quién puede hacer SEO?

De hecho, todos hacemos SEO en nuestra vida diaria. Cada vez que damos un número de teléfono, entregamos una tarjeta o indicamos a alguien dónde vivimos para que no se pierda. No estamos haciendo otra cosa que facilitar que otras personas se pongan en contacto con nosotros.

Y esos son los fundamentos del SEO. El SEO empático no hace más que incidir en este aspecto para crear enlaces de forma natural, que es al fin y al cabo lo que quiere Google.

¿Cuando empezar a hacer SEO?

Ya. Cada día que pases sin implantar una estrategia (por modesta que sea) estás perdiendo el tiempo. Haces un flaco favor a tu empresa si no estás valorando la red como canal de venta. Uno del que puedes saber todos los datos al instante (mediante analítica web). Piénsalo: es como si todo el que entrara en tu tienda rellenara un cuestionario contándote lo que más le ha interesado de tu catálogo, a lo que no prestaron atención, y a lo que no ven utilidad.

El vaso es tu peor enemigo en el SEO

Recuerda: vaso, enemigo.

Además, es un buen momento, los últimos cambios en el algoritmo de búsqueda de Google (Colibrí) hacen que la mayoría de las técnicas SEO tradicionales hayan quedado obsoletas. Así que todos empezamos de cero.

Y hablando de…

Google manda ahora, es el que decide qué va a enseñar a la mayoría de personas que busquen algo en este planeta. Así básicamente, si quieres que te vean hay que llevarse bien con él.

El libro Beginner’s guide to SEO de DMOZ, nos muestra internet como una gran ciudad. Partiendo de este enfoque, podríamos imaginar que las distintas webs representan distintos tipos de cosas: desde vecinos hablando de sus cosas (la blogosfera, redes sociales), espacios de encuentro (comunidades), y hasta tiendas y comercios con rótulos luminosos (comercios online).

Toda esa información está compitiendo para llamar tu atención. Y es precisamente Google la encargada de filtrar cuánta de esa información llegará hasta la pantalla, en función de su utilidad para las búsquedas de los usuarios. En este estudio de Searchmetrics, puedes ver bajo qué criterios.

Las últimas actualizaciones del algoritmo (especialmente Colibrí) tienen como objetivo último “humanizar” la búsqueda. Las tecnologías para el desarrollo del reconocimiento de voz y la capacidad de los propios buscadores de establecer relaciones semánticas nos llevan a ese no tan lejano futuro en el que para encontrar algo solo habrá que preguntar por ello. Si antes, para encontrar un bolígrafo azul ponías solo “bolígrafo azul”, dentro de poco solo bastará con insertar “necesito un boligrafo azul” para que los buscadores nos indiquen donde está la tienda más cercana donde puedas comprarlo. Con la implantación de los dispositivos móviles y su integración con la tecnología de geolocalización, los últimos cambios están encaminados a cambiar la forma en que hacemos las búsquedas.

Así, Google premiará a los vecinos más “habladores” (los que generen más contenido), los que “mejor hablen” (aquellos cuyos contenidos estén adaptados a los criterios del buscador) y con más “amigos” (cantidad de enlaces que apuntan a ese site). Dadas estas premisas, no es de extrañar la importancia que adquieren las redes sociales a partir de Colibrí.

Y ese es el sentido del SEO empático. Aprender SEO simplemente aprendiendo a ser más sociable en esta ciudad.

Google Colibrí

Tu otro enemigo.

¿Y cómo empiezo?

Existen multitud de blogs, comunidades y páginas de recursos para comenzar a investigar. Si quieres la pista rápida: no hace falta bucear mucho para saber que ahrefs o Webmasters Tools de Google son magníficas herramientas para tener una visión general de nuestra web. Y si quieres curiosear por ahí, echa un vistazo a estas webs, tienen buen material.

Soy Yeray Corujo, consultor SEO y analista web. Colaboro en Dispersium ayudando a empresas a gestionar su presencia online. Otros hobbies: sintetizadores, producción musical y ciencia-ficción.